domingo, 12 de diciembre de 2010

En nuestra casa de ficción


Ella ha soltado todas las gallinas por la escalera de la casa. Nuestros gatos las perseguían, pero éramos nosotros los que teníamos plumas en la boca. Quienes saltábamos, cazando toda la vida que nos queda.

Subimos y bajamos las dos pequeñas plantas de nuestra casa circular. Cantamos y reímos, borrachos y bailando la tarde de un domingo. Los trenes ronronean, vivimos junto a una estación.

El lunes es un país muy lejano. Y no desdeñamos la posibilidad de viajar muy lejos. Lo haremos como siempre, muy muy serios. Igual que embajadores.

2 comentarios:

Jose dijo...

Taller de escritura: hoy, "menos es más" o, al menos, "menos es menos aburrido". Veinte minutos después de colgar esta entrada, entro a editar y quitarle al texto este pedazo que iba entre "la tarde de un domingo" y "Los trenes ronronean". Os lo exhibo aquí, entre mis dientes, como un pedazo de carne recién arrancada:

"¿Sabes de algún destino mejor, más insensato? Escucha, mira, sí, porque está sucediendo otra vez. Nuestros vecinos follan a voz en grito: los amamos. Nunca los hemos visto, pero a menudo los oímos. Y follan a diario. Gritan mucho. Nos deja oírlos, educada, nuestra música. También nuestras gallinas, que corren sin saber que nuestros gatos corren tan solo por correr, detrás de ellas. Después oímos esa voz de todos los domingos, que por megafonía anuncia destinos insensatos de verdad."

periferia uber alles dijo...

Estoy contigo.
Últimamente he leído en UN MUNDO FLOTANTE un par de textos breves que has colgado y creo que tienen fondo y formas muy atractivos. Como, por ejemplo, este último. O como el texto "El bosque" del miércoles 3 de noviembre.
Y otra cosa: Me parece muy bien que hagas estos talleres de escritura.