miércoles, 14 de septiembre de 2011

Monstruos



No cederé al espanto de la muerte que me desean. Pensaré en los dones maravillosos que la vida ha ido regalándome todo este tiempo, hasta hoy.

Defenderé hasta el final mi vida y la de los míos. Estos pequeños y terrorosos monstruos venidos de otra dimensión ya nos rodean. Nos apuntan con sus armas diabólicas. Comprendo que el horror que me inspiran es igual al horror que nosotros inspiramos en ellos.

Y tenso mis tentáculos.

1 comentario:

dondiego dijo...

Mola. Ya veo que sigues aplicando a rajatabla el ritmo poético a tus relatos.