lunes, 28 de noviembre de 2011

Aventuras asombrosas en la terraza




Abro la puerta de la terraza y siento antes de salir el agradable aire fresco que reina en el exterior, entrando por la puerta abierta. Salgo ufano y me sorprendo considerando la idea de dejar la puerta abierta tras de mí, como si al cerrarla fuese a cesar, ahí afuera, ese chorro de aire fresco.