domingo, 13 de diciembre de 2009

Panóptico para todos, o el ciudadano vigila al poder


Antonio Galiano me ha estado informando estas últimas semanas de todo lo relacionado con el yacimiento arqueológico de San Esteban, porque ha estado comprometido –es decir, a pie de zanja- con la plataforma creada en Murcia para defender los restos arqueológicos encontrados frente a la idea del gobierno regional de desmontarlos para trasladarlos a otro lugar y así seguir con la idea primera de las obras, la de construir un párking subterráneo.

Cada tarde me ha informado al salir de clase -cursamos juntos un máster- de cómo se iban desarrollando los acontecimientos. Y hubo una anécdota en especial que me llamó la atención, porque me acordé de uno de los conceptos fundamentales de nuestra modernidad hecho célebre a través de Foucalt: el concepto de panóptico. No desarrollaré aquí y ahora dicha idea: aquellos que quieran informarse sobre ella pueden leer en el blog de Antonio una breve y efectiva introducción sobre ella -así como el desarrollo de esta idea del panóptico revertido: ¡llévame de viaje a Italia, Antonio!

Antonio me contó que la gente iba a vigilar los restos arqueológicos no solo durante el día, sino también por la noche, con el recuerdo vivo entre los murcianos de otros importantes restos arqueológicos ya no trasladados, como esta vez proponía el gobierno regional, sino directamente sepultados para construir la actual Gran Vía murciana, hace décadas. Y que incluso –aquí surge el recuerdo del panóptico- una vecina del lugar había instalado una cámara en su balcón que permitiera hacer un seguimiento noche y día de los restos a través de internet. Un seguimiento, por tanto, que podía hacer cualquiera. Conforme me lo contaba, exclamé: “¡Pero eso es el panóptico, solo que a la inversa! ¡Es esta vez el poder el que es vigilado!”. Me ha parecido una idea fascinante que resume muy bien la forma en la que los llamados “filósofos de la sospecha”, así como la escuela postestructuralista francesa, frente a la acusación de falta de compromiso o de escaso sentido crítico con respecto al sistema que he oído formular en boca de muchos lectores de filosofía –sobre todo de aquellos que tienen edad para haberlos leído cuando estos autores seguían vivos y trabajando-, siguen brindando instrumentos para que la gente de a pie, la legión de consumidores, los votantes, custodiemos a los custodios.

Todo ha salido bien, finalmente: los restos se quedan donde están por orden judicial. No soy experto en arqueología y, por tanto, no puedo evaluar si la opción que nuestros gobernantes defendían, trasladar los restos arqueológicos, era o no factible. Pero sí creo que, desde luego, será siempre más saludable estar a favor de los que vigilan al poder que del propio poder. Será saludable no solo para nosotros, sino para aquello que en los 60-70 era llamado “el sistema”… que, en definitiva, no es otra cosa que todos nosotros.


PS: Acabo de volver de la exposición que sobre Alfonso X el Sabio, monarca que paseó sobre el suelo de ese barrio accidentalmente descubierto, se celebra exactamente –casualidad mágica- al lado de esos restos. Una exposición magnífica; aunque no soy experto, no he optado por una visita guiada sino que he preferido “pasear” por todas aquellas maravillas que de otro tiempo allí se exponen, y dejar que fuera mi propia imaginación -apoyada por los cartelitos de los expositores- quien volase por la gran máquina del tiempo que es ahora mismo el palacio de San Esteban.

Ha sido extraño, extraño y mágico, porque justo al otro lado de los muros de esta exposición hay más maravillas que, de haberse descubierto un poco antes, podrían haberse incorporado –bastaría con una pequeña puerta, en esos muros- a este pequeño y milagroso paseo por el tiempo.

4 comentarios:

Carmen Baeza Verdú dijo...

Moverlos de sitio supondría perder mucho del material... Y para qué? Para hacer un montaje tipo Terra Mítica pero a pedazos?? Lo que importa es el sitio donde está y el tamaño que tiene... Eso da una idea de la enorme extensión de Madinat Mursiya allá por los siglos XII y XIII. Eso si, hace falta "in situ" un centro de interpretación... Por qué no la propia sala que acoge ahora la exposición de Alfonso X? Ya tenemos ese centro habilitado al efecto. Pues genial, menos gasto! Los museos nuevos y modernos que he visitado incluyen espacios interactivos... Pues reconstruir por completo una de las casas y palacios más destrozados... Los niñ@s aprenden más así y el legado es para ellos en verdad.
Te aconsejo una segunda visita a la exposición, pero guiada. También merece la pena.

Antonio Galiano dijo...

Gracias, José Oscar, por hacerte eco de lo que hemos intentado hacer desde la Plataforma. Si alguien quiere más información puede acudir al grupo formado en Facebook : http://www.facebook.com//group.php?v=feed&story_fbid=230282516186&gid=203241626186#/group.php?gid=203241626186&ref=mf

Y además habría que hacer alguna puntualización a lo que dices: la jueza lo paró tan sólo como medida cautelar y fue Valcárcel el que dió la orden desde Madrid de que no se construyera el parking.Por ahora victoria de la movilización ciudadana pero conviene seguir vigilando al poder. por ello se mantienen todas las convocatorias:
todos los domingos concentración a las 17,00 horas en el Corte Inglés. Y el día 19 una manifestación.

PD: revisa el tamaño de las fuentes que se ve con cierta dificultad

periferia uber alles dijo...

hace tiempo mi padre me hablaba de los baños árabes que, si mal no recuerdo, me dijo que estaban cerca de la calle madre de dios, al lado de la gran vía, donde ahora está la torre de murcia.
mi padre jugaba a la pelota cerca de allí (años 50). luego se lo cargaron todo. y seguro que nadie dijo nada...
hace poco tiempo, ¿no?
sólo 4 décadas o poco más. pero, por lo que se ve, la actitud de los políticos no cambia.
sólo puedo pensar en decir:
FANTÁSTICO
(queriendo decir lo contrario)

tropovski dijo...

Nos vemos todos el sabado a las cinco, en la glorieta.