domingo, 30 de noviembre de 2008

Los robots


Son cosa extraña, los robots. Quien afirma no serlo es uno de ellos; los que desean serlo jamás alcanzarán su matématica y difícil improductividad.
Capítulo distinto nos merecen aquellos que se jactan de haber sido robots en el pasado, aun serlo todavía: pues huyen de la muerte simulan la quietud o la velocidad, suplantan contraseñas que no existen; provocarán su muerte, su muerte de robots, aquellos que recelan la existencia de unas claves, de un lenguaje específico: también los recelosos morirán, pero en vida, al instalarse en una tierra de amargura y de dudas, en el resentimiento de no ser ya la carne mortal ni el silicio inmortal -que es por ello mortal en infinitas ocasiones.
De noche los robots iluminan sus circuitos internos: viven así el frío y el calor, para la noche externa y en sus día internos -donde la oscuridad no existe-; con los ojos abiertos, registrando. Haciendo su trabajo.
Definitivamente a salvo en la cordura mecánica de su inconsciente indeterminación.

10 comentarios:

sr hueso dijo...

imaginen un ejército de robotropos, escribiendo blogs compulsivamente y reclamando una y otra vez opinión a cada garabato ¿mola? ¿seguro? ¿seguro? ¿seguro?

Tropovski dijo...

Si son además nanorobots, eso tendría nombre, lo he aprendido esta mañana en wikipedia al llegar accidentalmente: goo gris o grey goo [perro risitas, riendo]

Esther dijo...

los robots no van al retrete

Esther dijo...

¿se puede decir retrete en este blog?

Tropovski dijo...

Mmm..., sí.

Pero, ¿seguro que no van? ¿Nadie ha ido al retrete en mitad de la noche y ha sorprendido a la torre de su Pc meando?

Esther dijo...

¿se puede conjugar el verbo mear en su blog?

pd. curan, palabra de verificación

Tropovski dijo...

Mmm..., sí, demonios, vale; pero con moderación.

Sus pd. me asustan... Creo que voy a conjurar todo esto en el siguiente post.

Pedro Pergamo dijo...

A mi los robots esos que se les regalan a los niños me gustan mucho, nunca tuve uno de pequeño, pero esos que han sacado ahora que parecen un hibrído entre perro y robot me dan miedo, me asustan, no se si los venden bien pero a mi me asustan más que el chuky (de hecho no puedo ver peliculas de terror, me enganché sin darme cuenta a la de la niña esa con el camisón una noche solo en casa y pasé semanas aterrado, casi me da verguenza confesarlo, será autosugestión pero yo que sé, me siento como un niño muy pequeño y muy solo) pero supongo que el miedo es muy humano, eso me consuela un poco.

Esther dijo...

Ahora son perros robot. En el futuro, serán bebés robot.

Tropovski dijo...

...en el post post-siguiente... (trabajo en ello justo ahora...)

Bienvenido, Pedro. Creo que eran los Enemigos los que cantaban aquello de "sólo me dan miedo las monjas, el agua y los niños". A mí solo los niños, pero porque soy profesor. :D Una monja-robot también me daría miedo, supongo.

Los robots-bebés bueno, pero los bebés-robots... Uf, Esther. Sigo con lo que te prometí. :p