jueves, 13 de marzo de 2008

Uno: la deca-dance

Dos: desde hace dos semanas, que nos la puso Jacinto por sorpresa en el programa para que opináramos, lo tengo claro: o Mahler o esto. Que para medias tintas y demás triunfitos nos quedamos en casa.
Tres: me ha costado caras de perplejidad y aprensión por doquier, por ejemplo cuando proclamé ante mis compañeros de departamento, en la reunión de ídem el lunes a primera hora, que el sábado la escuché cinco veces seguidas en el youtube. Como si hubiese alternativa posible en la programación de la tele, se me ocurre ahora. Como si hubiese alternativa dados los competidores en el festival, se me ocurre también.
Cuatro: no es una maldita broma post-moderna, que Sin Cara está muy alerta para estas cosas. Repito: no es una ironía. Me gusta esta canción y se baila así. ¿Es el final de Eurovisión tal y como lo hemos conocido? Pues and I feel fine...
PS: Dedicada a don Diego, que la maldice pero no se la puede sacar de la cabeza, y odia por dicha razón, porque le vuelve y ya no hay forma de que salga, que se la recordemos. Ejem.

2 comentarios:

Sin Cara dijo...

lo tengo claro: o Mahler o esto. Lo dicho: broma posmoderna. Y cuatro: el robocop.

Tropovski dijo...

Demonios.